El gobierno riojano facilitará la contratación de trabajadores desempleados con dos nuevos programas de empleo.

El Gobierno riojano pondrá en marcha dos nuevos programas de empleo para financiar la contratación de trabajadores desempleados que realicen obras y servicios de interés general y social promovidos por entidades locales e instituciones sin ánimo de lucro. Los programas se dirigen a desempleados menores de 30 años, dentro del Sistema Nacional de Garantía Juvenil, y desempleados mayores de 30 años.

Con ello, el Gobierno riojano busca facilitar la inserción en el mercado laboral de los trabajadores desempleados, especialmente de aquellos demandantes con dificultades para encontrar un empleo, ya que se les proporciona experiencia laboral, mejorando su adaptación a las exigencias del mercado de trabajo.

La duración máxima de financiación de los proyectos será de 6 meses y, para los menores de 30, podrá llegar a 9 meses. El Gobierno de La Rioja destinará a estos programas 2,3 millones de euros, el 34,7% se dirigirá a menores de 30 años y el 65,2% restante a la financiación de contratos para los desempleados mayores de 30 años.

Estos programas se llevarán a cabo a través de las corporaciones locales, instituciones sin ánimo de lucro, organismos y universidades riojanas quienes contratarán a trabajadores para que lleven a cabo obras o servicios de interés general. De este modo se insertan en el mercado laboral y obtienen experiencia laboral. Para ello, la Dirección General de Empleo concederá subvenciones a estas entidades.

La concesión de las subvenciones será en régimen de concurrencia competitiva y tendrán prioridad máxima los proyectos que se dediquen a la ejecución de proyectos de I+D+I, la creación de nuevos servicios comunitarios, la atención a personas víctimas de violencia, la atención a niños y/o la tercera edad y a la de personas dependientes.

Por otro lado, tendrán preferencia media los proyectos relacionados con servicios de ocio y culturales, actividades de información, atención y promoción turística, optimización de uso energético y recuperación de restos históricos o arqueológicos. Por último, se tendrán en cuenta los proyectos que posibiliten la conciliación de la vida familiar y laboral, la eliminación de barreras arquitectónicas, el reciclaje y tratamiento de residuos y la adecuación y optimización de redes de agua.

Las subvenciones que se otorguen se destinarán a la financiación parcial de los costes salariales de los trabajadores que sean contratados.

El plazo de presentación de solicitudes por parte de los ayuntamientos y entidades sin fin de lucro será de quince días hábiles a contar a partir del día siguiente a la publicación de estas convocatorias en el Boletín Oficial de La Rioja.

La Dirección General de Empleo seleccionará a los trabajadores de entre los desempleados inscritos en las Oficinas de Empleo de La Rioja que cumplan con los requisitos previstos. Por su parte, las entidades beneficiarias de la subvención solicitarán, en las Oficinas de Empleo de la Dirección General, los trabajadores desempleados necesarios mediante oferta de empleo.

España sufre el mayor aumento de jóvenes ni-nis sin formación de toda europa.

Uno de los efectos de la crisis ha sido el incremento de la proporción de población joven que ni trabaja ni estudia, más conocidos como ni-nis. El hecho de que un joven en paro tampoco estudie compromete su empleabilidad en el futuro por el riesgo de carecer de experiencia profesional, con una formación que pudiera resultar insuficiente en un mercado laboral que, a su vez, demanda cada vez más perfiles especializados.

Los datos de Eurostat muestran que entre 2007 y 2015 en cerca de tres de cada cuatro países europeos dicha tasa se ha incrementado y que el aumento asciende a casi dos puntos porcentuales en el conjunto de la UE, afectando a uno de cada seis jóvenes en total.

En el caso del mercado laboral español el problema es aún más grave pues se sitúa en la octava posición, tan sólo por detrás de países como Macedonia, Turquía, Grecia o Bulgaria, con una tasa del 21% y, lo que es peor, se ha incrementado con la crisis en siete puntos porcentuales. Dicha tasa únicamente se supera en Grecia y Chipre.

Si se compara al mercado español con el de las principales economía de la UE, hasta 2007 existía una clara convergencia, con la excepción de Italia que sufre tradicionalmente de una elevada inactividad entre sus jóvenes. Sin embargo, desde 2008, se ha abierto una brecha, disparándose la proporción de ni-nis en España y sólo compensándose parcialmente durante los dos últimos años.

El detalle de los datos de Eurostat permite, entre otros análisis, comprobar la evolución por grado de formación alcanzado. Mientras que la tasa se sitúa más cerca de la media de la UE entre los jóvenes con formación secundaria, es entre los de formación superior y especialmente entre los de menor formación donde la posición es peor. En este caso, se sitúa en el 12% del total de población joven, sólo Turquía tiene una tasa superior, mientras en ningún país ha crecido tanto -casi cuatro puntos- con la crisis como en España.

Este hecho es especialmente preocupante, dado que se trata del segmento de jóvenes con menor cualificación y, por tanto, de menor empleabilidad. Como se puede observar en el siguiente gráfico, a menor nivel de formación, menor tasa de empleo.

Relacionado con lo anterior -vincular empleo o desempleo y nivel de formación-, una de las causas de que haya jóvenes que ni estudien ni trabajen es el abandono escolar. En este caso, el sistema educativo tampoco sale bien parado en relación con otros países de nuestro entorno, con una de las mayores tasas de abandono, que afecta a uno de cada cinco jóvenes y que se sitúa tan sólo por detrás de países como Turquía o Rumanía.

Por último, si se compara la población juvenil que no sólo ni estudia ni trabaja, sino que no busca un empleo, la foto, sin ser positiva, al menos no es tan desfavorable. El porcentaje de jóvenes que tampoco busca empleo es del 6% en 2015, por debajo eso sí del promedio de la UE que es del 8%. Un porcentaje inferior puede indicar que el problema no es tanto que exista apatía entre los jóvenes, sino que simplemente no consiguen un empleo.

Una estadística similar, pero más extrema, es la que mide la proporción de jóvenes que no desean trabajar: España, con un 4%, se sitúa igualmente en la parte baja en Europa.

En resumen, el mercado laboral en España tiene un problema con los jóvenes que se sitúan fuera del ciclo formativo y del empleo. Más que una cuestión depasotismo, el problema puede residir en una insuficiente formación educativa. En este sentido, una elevada tasa de abandono escolar no hace sino empeorar aún más la situación.

Curso de extinción de incendios y buceo en humos

Nuestros docentes profesionales en la materia, dotarán al alumno de los conocimientos necesarios para saber evaluar una situación de emergencia en la que interviene el fuego y sofocar un conato de incendio.

Nuestra formación es teórico/práctica y aportaremos en la misma los conocimientos adquiridos durante la teoría con casos de fuego real.

Uso y manejo de extintores de CO2 y polvo polivalente.

Dirigido a todos aquellos que deseen adiestrarse en este área, responsables de prevención, equipos de intervención del Plan de Emergencias, etc…