Cómo ‘despedirte’ de tu trabajo cobrando paro e indemnizaciones: estas son las cuantías

0
68
  • Solo sucede cuando se sufren incumplimientos graves del empresario
  • Esas situaciones se consideran, en la práctica, salidas involuntarias

Aunque es cierto que al firmar un contrato el trabajador queda vinculado a su empresa y esa relación se puede interrumpir de muchas formas, solo en unos casos muy determinados dicho empleado tiene la capacidad y el derecho de dejar su puesto de forma voluntaria y recibiendo, además, indemnizaciones.

Por norma general, una marcha voluntaria del trabajador supone únicamente el final de la relación entre el trabajador y su empresa. El empleado no necesita aportar ninguna justificación (aunque las tenga y no desee comunicarlas), pero en contrapartida no tendrá derecho a prestaciones por desempleo, ya que la extinción voluntaria del contrato por parte del empleado no se considera una situación legal de desempleo.

 
Mejora tu empleabilidad:
Tel. 941 511 994
WHATSAPP: 638 237 319