Compañías abiertas para nuevos talentos

0
359

La mayoría de los jóvenes con buena preparación que se incorporan al mercado laboral exigen de sus empleadores una retribución justa, proyectos interesantes, con impacto social y guiados por los valores. Reclaman, además, una mayor conciliación laboral y flexibilidad. De lo contrario, los pierden

El mundo quiere una rosa de tallo largo sin espinas. Pero la realidad es corta y desprende gotas de sangre. Porque cada 15 días ocurre una despedida. “Lo vemos constantemente. Un chico que acabamos de incorporar hace dos semanas aparece con una bandeja de cruasanes para celebrar su marcha. Ya resulta un triste hábito”, narra, bajo la condición de anonimato, el ejecutivo de un banco del Ibex 35. “Casi no nos da tiempo a recordar su nombre. Además, la regla es nunca renegociar el salario; así que se van, sin más, por la puerta”. Y poco ayuda la “nube negra de reputación que arrastra el sector desde hace años”, sostiene. Los destinos son las grandes tecnológicas o las compañías de reciente creación. Tras la pandemia, flotaba en el aire una promesa de cambio. La persona iba a ser el centro, el Hombre de Vitruvio de Leonardo. ¿Plegarias incumplidas?

 
Mejora tu empleabilidad, fórmate con nosotros: